Trate el mal de Parkinson con alternativas naturales

Los avances de la ciencia y la medicina moderna continúan esforzándose en lograr una cura definitiva para el Parkinson; mientras tanto, sus síntomas pueden paliarse con fármacos combinados con remedios naturales y técnicas capaces de proporcionar una mejor calidad de vida; descubramos algunos los más recomendados.

¿Qué es el mal de Parkinson?

El término hace referencia a uno de los problemas neurodegenerativos incurables que afecta a millones de personas alrededor del mundo – en especial, a adultos mayores –

caracterizado por atacar al sistema neurológico. Quien padece de la enfermedad,

sufre de temblores y rigidez muscular que les complican la tarea de realizar sus movimientos y actividades cotidianas.

¿Cómo se trata el mal de Parkinson?

Como se comentaba, la condición carece de cura; sin embargo, existen fármacos que alivian un poco los síntomas retrasando los daños que ocasiona a nivel cerebral.

A estos medicamentos, se le suman ciertos tratamientos naturales a fin de brindarle al paciente una mejor calidad de vida por mayor tiempo.

Remedios naturales que mejoran la calidad de vida del paciente con Parkinson:

1.      Antioxidantes:

Las propiedades antioxidantes contenidas en alimentos con buena fuente de vitamina C, E y selenio, así como los tomates, frutillas, uvas, arándanos, zanahorias,

nueces y moras sirven de aliadas en la lucha contra el proceso de oxidación, lo que implica un gran retraso en el desarrollo de la enfermedad.

2.      Las habas y los fríjoles:

Los fármacos recetados para tratar el Parkinson incluyen un químico que lleva por nombre levodopa, sustancia a la que se puede acceder de forma natural consumiendo habas y frijoles.

Debido a que libera dopamina, la asidua ingesta de dichas legumbres ofrece la ventaja

de promover la sensación de bienestar mejorando algunos síntomas característicos de la enfermedad,

de ahí que su inclusión en la dieta diaria supone una ayuda para mejorar la salud general del paciente.

3.      GingoBiloba:

La medicina alternativa aconseja el uso de la planta por sus múltiples propiedades medicinales, en el caso del Parkinson,

contribuye a la optimización del flujo sanguíneo, mientras que fomenta la oxigenación e irrigación de la sangre en el cerebro fortaleciendo su capacidad.

Prácticas que contribuyen a tratar el Parkinson:

  • Tai Chi:Al fusionar el ejercicio físico con la concentración, se vuelve una práctica que genera relajación y flexibilidad muscular, dos aspectos claves para quienes padecen de Parkinson, permitiéndole recuperar o mantener su fuerza y equilibrio.
  • Masajes:El endurecimiento muscular propio de la enfermedad puede aliviarse con masajes que incrementen la movilidad y propicien estados de relajación. La mayor ventaja del método es que no supone efectos secundarios, todo lo contrario, le brindan beneficios notorios al paciente.

¡La enzima necesaria!

Otra de las particularidades del mal de Parkinson es que compromete la segregación de  coenzima

Q10, enzima de origen natural necesaria para el óptimo funcionamiento del organismo.

Cuando se sufre de la condición, es necesario compensar estos niveles bajos con las ingesta de suplementos naturales disponibles en tiendas naturistas y farmacias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *